TIEMPOS DIFICILES NO DURAN PARA SIEMPRE

“Por eso, aun cuando por algún tiempo tengan que pasar por muchos problemas y dificultades, ¡alégrense!” 1 Pedro 1:6

Por más que seas un hijo/a de Dios no tengo duda alguna de que también experimentarás tiempos difíciles en la vida. El ser un hijo/a de Dios no te exime de esto y debes contar con ello. Es más, necesitamos estar preparado y no “tirar la toalla”.

Dios quiere que terminemos bien la carrera que Él ha puesto por delante. Tu fidelidad es importante para tu familia, tu iglesia y Dios. Cuando estés física, emocional, mental y espiritualmente decaído, estos hábitos te darán la fuerza que necesitas para seguir adelante.

Mantén tus ojos abiertos: Es fácil bajar la vista y concentrarte en ti mismo cuando estás pasando por un momento difícil. Es natural en esos tiempos “ahogarte en un vaso de agua”. Eliseo oró diciendo en 2 Reyes 6:17 “Oh Señor, ¡abre los ojos de este joven para que vea!” El siervo tenia los ojos enfocados solo en los enemigos que les rodeaban y no en el ejercito de Dios que los liberaría.

Mantén un corazón agradecido: Los médicos dicen que la emoción más sana es la gratitud. La reacción natural en tiempos difíciles es quejarse y el antídoto es dar gracias. En 1 Tesalonicenses 5:18 dice “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios”. Cuando damos gracias a Dios quitamos la mirada sobre los problemas y la ponemos sobre Dios y esto alegra el corazón.

Aférrate a la Palabra de Dios: Cuando los tiempos son difíciles, no puedes depender de las noticias o las redes sociales. Debes aferrarte a la palabra de Dios pase lo que pase. En Hebreos 6:18 dice: “Ahora bien, como Dios no miente, su promesa y su juramento no pueden cambiar. Esto nos consuela”. Puedes confiar en la palabra de Dios en tiempos difíciles porque siempre es verdad. Nunca tendrás que preguntarte si encontrarás seguridad en la Biblia.

Mantén tu mirada en Jesús: Jesús podía soportar cualquier cosa porque siempre tenía los ojos puestos en la eternidad. Por eso pudo soportar la cruz. Por ello dice en Hebreos 12:2 dice “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe”. Mantener tu mirada en Jesus te ayudará a soportar las tiempos difíciles.

CONCEPTO IMPORTANTE

Puede que tengas ganas de renunciar ahora mismo, no lo hagas. Los tiempos difíciles nunca duran para siempre. En 2 Corintios 4:17 dice “Pues nuestras dificultades actuales son pequeñas y no durarán mucho tiempo. Sin embargo, ¡nos producen una gloria que durará para siempre y que es de mucho más peso que las dificultades!”

Dios usa personas agradecidas. Dios no usa ni bendice a las personas ingratas. Siempre cuando tengas dudas acerca de las situaciones difíciles que vengan a tu vida aférrate a la palabra de Dios, siempre habrá consuelo en ella.

Quisiera motivarte, sin importar en qué situación te encuentres, para que sigas adelante. Dale gracias a Dios y alégrate porque Su propósito se esta cumpliendo en tu vida.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para entregarte mis cargas y problemas. Hoy me aferro a tu palabra y tus promesas porque tu no mientes. Te ruego que me ayudes a perseverar y no tirar la toalla. Rodéame de tu presencia y dame consuelo.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.