La falta de aplicación del conocimiento ha llevado a muchos a tener cabezas infladas con pocos frutos. Muchos de los problemas morales que afectan a nuestra sociedad son consecuencias de esta falta de aplicación personal. Estamos enseñando doctrina, teología y conocimiento sin tener en cuenta cómo se aplican estos en la vida diaria.

“No solo escuchen la palabra de Dios; tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos”. Santiago 1:22

Aquí hay algunas razones porque mucha gente no aplica lo que ya sabe. Requiere mucho trabajo aplicar la palabra de Dios a nuestras vidas. Es más fácil aprender de memoria versículos que aplicarlos. Tenemos miedo de ser etiquetados como “simplistas prácticos” sin conocimiento.

Cualquiera sea la razón, he aquí algunos peligros de solo conocer, tener mucha información sin ponerlo en la práctica.

Mucho conocimiento sin aplicación produce orgullo: En 1 Corintios 8:1 dice “el conocimiento nos hace sentir importantes, es el amor lo que fortalece a la iglesia”. Algunas de las personas más carnales y malhumoradas que conozco son depósitos de conocimiento bíblico. Pueden citar la Biblia de adelante hacia atrás, pero la usan solo para alardear de su conocimiento. Pueden explicar cualquier pasaje y defender cualquier doctrina, pero no son amables y tienen un carácter terrible.

La Biblia dice en 1 Corintios 13:2 “Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy”.

El conocimiento sin aplicación trae juicio: En Santiago 4:17 dice “al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado”. El conocimiento más profundo de la palabra conlleva una responsabilidad más profunda. Necesitamos ser como los hombres de Isacar en 1 Crónicas 12:32 que entendían los tiempos y que vivían en la práctica de lo que estaban convencidos.

Nunca debemos olvidar que hay consecuencias dramáticas por no aplicar a nuestra vida todo lo que ya sabemos. Cada vez que leemos más la Biblia y no aplicamos lo que hemos aprendido, aumentamos el juicio sobre nosotros y esto debería asustarnos.

CONCEPTO IMPORTANTE

Muchos cristianos ni siquiera pueden recordar tres puntos del último sermón que escucharon, y mucho menos poner en práctica lo que se dijo. ¿No me crees? Pregúntales a las personas que asisten regularmente a una iglesia y que le digan lo que su pastor predicó la semana pasada, y cómo lo han aplicado en sus vidas.

La mayoría de las personas creen que el conocimiento es poder y que el éxito depende de cuánto sepa una persona. El conocimiento es poder, pero el conocimiento sin acción puede ser inútil.

Sin aplicación, el conocimiento bíblico no ayuda a nadie. Simplemente produce orgullo y trae juicio. En Santiago 1:24 dice “si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y la pones en práctica…Dios te bendecirá por tu obediencia.”

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para agradecerte por tu palabra que me da conocimiento de como debo de vivir. Perdóname por no poner en practica lo que ya conozco y ayúdame a ser obediente a tus mandamientos.

Deja un comentario
CONOCER SIN APLICAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *