Abuso

LIBERARSE DEL ABUSO

“El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón él rescata a los de espíritu destrozado” Salmos 34:18

Necesitamos hablar y predicar más acerca del abuso, ya sea físico, sexual o emocional. Los abusos históricamente siempre han sido un problema en la humanidad y hoy más que nunca. Este es un tema que debemos enfrentar como comunidad de fe.

Debemos enseñar que Dios no tolera el abuso y que hay esperanza y ayuda para aquellos que necesitan liberarse del abuso. He aquí cuatro pasos importantes relacionados con el abuso que todos debemos entender y tomar acción.

No dejes que se mantenga un secreto: Cuando alguien está siendo abusado, por lo general no quiere decírselo a nadie. Pero la Biblia dice que tienes que compartir tu dolor con alguien en quien confíes para poder liberarte. Jesús dijo en Juan 8:32 “La verdad os hará libres”. Para ayudar a las personas a superar el abuso, debes hacer que hablen del abuso. El secreto es una arma poderosa del enemigo.

No lo racionalices: Las personas que están siendo abusadas ​frecuentemente dicen cosas como por ejemplo “Él/ella solo tuvo un mal día y no querían hacerlo”, o “No fue tan grave”. Esas frases simplemente racionalizan o minimizan lo que ha hecho el abusador. Pero en Efesios 5:6 dice “No se dejen engañar por los que tratan de justificar esos pecados”. Dios no minimiza el pecado del abuso. Nosotros tampoco deberíamos de hacerlo.

Debes buscar ayuda urgentemente: Si sabes de alguien que ha sido abusado física o sexualmente, ¡debe salir ahora mismo! No al día siguiente. Y nunca enfrentarse solo. En Eclesiastés 4:12 dice “Alguien podría golpear a uno de ustedes, pero no a los dos”. La Biblia no dice que un hijo o un cónyuge debe permanecer en una situación en la que su vida esté amenazada.

Comienza el proceso de sanidad: Dios quiere darle a las víctimas de abuso un nuevo comienzo. Ni usted ni la persona abusada pueden saldar cuentas. En 1 Pedro 3:9 dice “No paguen mal por mal. No respondan con insultos cuando la gente los insulte”. La sanidad empieza con fomentar el perdón. El abusador no se saldrá con la suya. Un día Dios ajustará cuentas.

CONCEPTO IMPORTANTE

Dios odia el abuso. Lo hace enojar. Las estadísticas de abusos van en aumento porque el mal esta comenzando a sobreabundar en la tierra. Sin embargo, Dios sigue estando en control y él quiere ayudarnos a tener relaciones saludables entre nosotros.

Mantener el abuso en secreto es una estratégica del Diablo para seguir creando zozobra y daño en nuestras vidas. Revelar tus sentimientos y abrirte a recibir ayuda es el comienzo de la sanidad.

Minimizar, racionalizar, y excusar el abuso solo crea una atmosfera prefecta para aumentar el calvario. Salirse de una relación abusiva no significa que fomentes el divorcio. Dios odia el divorcio, pero la separación puede ayudar para que Dios obre un milagro. Recuerda que Dios es un especialista en el perdón y la restitución.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para buscar ayuda para mi vida. He sido objeto de abuso y hoy vengo para rogarte que me ayudes a salir de esta situación. Hoy perdono a quienes me hicieron daño y te pido me cubras con tu amor.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.