HAZ TODO LO POSIBLE

“Por lo tanto, esforcémonos por promover todo lo que conduzca a la paz y a la mutua edificación” Romanos 14:19

¡Hice todo lo posible! Me dijo recientemente una persona para indicar que ya no tenía otra solución que salir de su trabajo porque no aguantaba a su jefe. El término de hacer “todo lo posible” es en cierto modo relativo y estaría sujeto a la opinión de la persona que preguntes.

Sin embargo, hay varios esfuerzos personales que si los practicáramos a diario nos darían buenos resultados. Si buscaras en el Nuevo Testamento la frase “haz todo lo posible”, la encontrarías varias veces. Creo que estos 4 esfuerzos valen la pena practicarlos.

Esfuérzate por perdonar: No hay duda que serás lastimado muchas veces en tu vida tanto intencional como no intencionalmente. Pero tienes que estar dispuesto a perdonar a aquellos que intentan derribarte. En Hebreos 12:15 dice “Asegúrense de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos”. Si permites que la amargura crezca, ahogará tu corazón por Dios y tu amor por las personas.

Esfuérzate por confiar en Dios: Confiar en nuestras propias habilidades es el primer error que podemos cometer al querer controlar una situación difícil. En Proverbios 3:5-6 dice “Fíate de Jehová de todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos y él enderezará tus veredas”. Dios tiene un buen historial de cuidar de nosotros y también de nuestras relaciones interpersonales.

Esfuérzate en ser un pacificador: No todos son como tú eres. Y eso es bueno. Pero esto en ocasiones traerá conflicto y peleas y es ahí donde tienes que hacer un esfuerzo. En Efesios 4:3 dice “Hagan todo lo posible por mantenerse unidos en el Espíritu y enlazados mediante la paz”. Trabajar por la paz tiene recompensa ahora y en el mas allá.

Esfuérzate por crecer: Nunca debes dejar de crecer. En el momento en que crees que lo sabes todo, estás muerto. En 2 Pedro 1: 5-8 dice “Haced todo lo posible por añadir a vuestra fe, bondad; conocimiento; dominio propio; perseverancia; piedad; afecto fraternal; y amor”. Porque si posees estas cualidades en medida creciente, ellas evitarán que seas ineficaz e improductivo.

CONCEPTO IMPORTANTE

Serás lastimado por aquellos que reconocen lo que estás haciendo y por aquellos que no. Perdonar no nace de nosotros, sino que requiere de un esfuerzo especial. El perdón siempre trae sanidad a la mente y al corazón.

Necesitamos pasar tiempo en la Palabra de Dios meditando en sus promesas y confiando en El. Recuerda lo que Dios ha hecho en el pasado, y no permitas que el estrés de la vida te abrume.

Dios no espera que seamos perfectos. Nadie los es. Pero si desea que hagamos un esfuerzo. Todos somos llamados a hacer todo lo posible para reducir el conflicto. Nuestra sociedad está llena de conflictos y Jesús dijo: “Bienaventurados los pacificadores”. Promover la paz trae una bendición a tu vida y tu familia.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para pedirte que me ayudes a ser un pacificador/a. Hoy me comprometo a esforzarme en confiar en ti, buscar la paz, perdonar y crecer en mi relación contigo.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.