CAUSAS DEL CONFLICTO

“¿Qué es lo que causa las disputas y las peleas entre ustedes? ¿Acaso no surgen de los malos deseos que combaten en su interior?” Santiago 4:1

Cuando mis deseos entran en conflicto con los tuyos, las chispas vuelan. “Discutimos tanto en mi matrimonio”. “Con mis hijos hay una tensión constante”. “No entiendo por qué siempre estoy discutiendo con mi jefe de trabajo”.

La Biblia deja muy claro que hay tres deseos básicos que causan conflicto. Estos deseos son deseos legítimos a menos que estén fuera de control. Son deseos dados por Dios. Pero cuando los colocamos por encima de Dios y de otras personas causarán conflictos.

El deseo de Tener: Queremos tener cosas, posesiones y materialismo. Es muy fácil enamorarse de las cosas en estos días con todas las propagandas con las que nos bombardean. En Santiago 4:2 dice “Desean lo que no tienen, entonces traman y hasta matan para conseguirlo”.

El deseo de tener es un buen deseo dado por Dios para avanzar y crecer. Pero si el deseo de tener se convierte en el número uno en tu vida, estará causando conflicto en tus relaciones.

El deseo de Sentir: En nuestro interior todos queremos sentirnos bien. Queremos estar cómodos. No está mal disfrutar de la vida porque también dice en 1 Timoteo 6:17 “Dios, nos da en abundancia todo lo que necesitamos para que lo disfrutemos”. Pero cuando el placer de sentir se convierte en el objetivo número uno en tu vida estás buscando un conflicto.

En Santiago 4:3 dice “Desean solamente lo que les dará placer”. Cuando sentir el placer ocupa el lugar de lo necesario, entonces estamos en problemas. Si estoy más interesado en lo que me hace sentir bien a mí en vez de considerar a los demás, esto traerá conflicto en mis relaciones.

El deseo de Ser: Esto es orgullo, poder, popularidad. Quiero ser el número #1. El cantante Frank Sinatra resumió este deseo en una canción llamada, “A mi manera”. Esta es la década del “YO”. En Proverbios 13:10 dice “El orgullo lleva a conflictos”. Es un deseo de impresionar y de ensalzar a mi persona. El orgullo causa conflictos en mis relaciones.

CONCEPTO IMPORTANTE

Los deseos descontrolados comienzan temprano en la vida, incluso antes de que pudieras hablar. ¿Has notado que un bebé, si sus necesidades no se satisfacen instantáneamente, te lo hace saber?

Dios creó todas las cosas para usar y disfrutar. Para eso están ahí. Usamos cosas y amamos a la gente. El problema es cuando empezamos a amar las cosas y a utilizar a las personas, manipulándolas para lograr nuestros propósitos.

El deseo de tener y el deseo de sentirse bien son buenos deseos, pero si son gobernados por el “YO” provocan conflicto con otras personas. Tenemos que aprender a lidiar con los deseos y subyugarlos bajo el control del Espíritu Santo.

Tendríamos mucho menos conflictos, mucho menos de qué discutir, mucho menos de qué pelear, si oramos más.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para pedirte perdón por la manera que he gobernado mis deseos de tener, sentir y ser. Hoy vengo a humillarme delante de ti y entregarte mis deseos y pedirte que me ayudes en mis conflictos con otros.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *