¡No permitas que las circunstancias difíciles te convenzan de que Dios se ha olvidado de ti! Nunca se te cruce por la mente que Dios está más ocupado con las necesidades de otras personas mas importantes, más espirituales o influyentes que contigo.

“¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti” Isaias 49:15

La palabra nos enseña que Dios tiene el mismo cuidado y aun más de ti que una mujer que dio a luz a un hijo. He aquí 4 razones porque esto es importante.

Fuimos creados para tener compañerismo: Fuimos creados para tener comunión y amistad con Dios. Adán y Eva, mucho más que cuidadores del Edén, fueron creados para tener comunión con Dios. Dios dice “para gloria mía los he creado, los formé y los hice” (Isaías 43.7) y Él todavía quiere nuestra comunión porque sigue golpeando a la puerta de nuestra vida (Apocalipsis 3.20).

Los antecedentes de Dios son impecables: Cuando Josafat se encontró en medio de una gran dificultad le hizo recuerdo a Dios que ya lo había hecho una vez y que lo podría volver a hacer nuevamente (2 Crónicas 20). Por ello la palabra dice “Dios no es hombre, para que mienta…Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? (Números 23.19).

La inversión fue muy alta: Todo lo que te ha costado conseguir lo cuidas con mas detalle y con mas amor. En cambio, algo que no te ha costado mucho lo dejas a la deriva. Dios sacrifico brutalmente en la cruz a su propio hijo por amor a nosotros. La inversión para comprar nuestro perdón fue demasiada alta para luego descartarla.

Dios aún no ha terminado contigo: A veces, cuando sentimos lastima de nosotros mismos, pensamos que Dios nos ha abandonado. Pero esto no podría estar mas lejos de la verdad pues Dios a veces tiene que colocarnos de nuevo en el horno para perfeccionar lo que El ha empezado a hacer en nuestras vidas (Filipenses 1.6).

CONCEPTO IMPORTANTE

Dios nunca llega a ser negligente con uno de sus hijos. Dios dice que seria mas probable que una madre se olvide de su bebe en vez que El se olvide de uno de sus hijos.

Una madre puede escuchar sensiblemente a su bebe en otro cuarto. Ella sabe cuando es tiempo de dar de comer y cuidar a su bebe. La madre nunca llega a preocuparse a tal grado que sea negligente con su bebe. ¡Igualmente es Dios!

Es por ello que Dios compara su inmenso cuidado y amor por nosotros comparándolo con el amor y cuidado de una madre con su bebe. Esta es una de las promesas mas impactantes de la palabra. Inclusive nos asegura que aun antes que clamemos, Dios responderá; mientras aún hablemos, El ya habrá oído (Isaias 65.24).

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para agradecerte porque tu eres un Dios que nunca se olvidara de mí. Gracias porque tú tienes cuidado hasta el más mínimo detalle de mi vida y tus promesas guardare en mi corazón para toda la vida.

Deja un comentario
NUNCA ME OLVIDARE DE TI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *