No hay relación sin comunicación. Es por ello que Dios ha decidido hablar con nosotros y ahora depende de nosotros si es que queremos escuchar Su voz y hacerle caso.

“Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto…el que tiene oídos para oír, que oiga” Marcos 4.23

Muchos de nosotros no tenemos el receptor bien sintonizado y es por ello que no escuchamos bien. Es como una radio que no está bien sintonizada y se escucha con mucho ruido.

¿Como puedo escuchar la voz de Dios en mi vida te preguntaras? He aquí algunas condiciones para escuchar Su voz.

Necesito hacer tiempo para escuchar: Es obvio que para escuchar Su voz necesito callarme y dedicar tiempo para escuchar. Jesus dice que hay personas que “escuchan con gozo”, pero luego se olvidan rápidamente de lo que Dios les dijo. Por ello necesito hacer más tiempo para escuchar y entender Su voz.

Tengo que cultivar una mente predispuesta: Si no has escuchado la voz de Dios es porque tienes la mente cerrada. Jesus dice que hay algunos que oyen, pero cierran su mente (Lucas 8.12). Muchas veces el orgullo, el temor y la amargura cierran nuestra mente y tengo que liberarme de esto para escuchar bien.

Tengo que eliminar distracciones: No escuchamos la voz de Dios porque tenemos demasiadas distracciones. No sé si te ha sucedido esto que justo cuando te sientas para leer la palabra de Dios es cuando te llegan a la mente las mejores ideas para proyectos o te acuerdas de cosas que tenías que hacer. Todo es importante pero también una distracción para escuchar a Dios.

Necesito estar dispuesto para hacer lo que Dios me dice: Dios solo te estará hablando si Él sabe que tu harás lo que Él te dice. De lo contrario para que te va a decir las cosas si total tu no le quieres escuchar ni tampoco hacer caso. Jesus dice que hay quienes escuchan, entienden y aplican. Estos son los que llevan mucho fruto.

CONCEPTO IMPORTANTE

Si pudiera preguntarte: ¿Qué es lo que Dios te ha dicho últimamente? ¿Qué contestarías? ¿Escuchas la voz de Dios? ¿Te está hablando Dios?

Si no lo has escuchado es posible que tu mente esté cerrada en creer de que Dios puede hablarte directamente. A lo mejor has pensado de que Dios solo habla al pastor o alguna persona muy Santa. Pero el hecho es que Dios quiere hablarte y debes cultivar oídos abiertos.

¿Quieres una vida productiva, con éxito, y lograr resultados? Simplemente ten una actitud de escuchar la voz de Dios y estar predispuesto para hacer lo que Él te diga. No tienes que entenderlo todo inmediatamente, pero si cultivas oídos abiertos Dios te revelará poco a poco Su perfecta voluntad para tu vida.

MOTIVO DE ORACION

Señor vengo delante de ti en este día reconociendo que mis oídos no siempre están abiertos para escuchar tu voz. Pero en este día me comprometo a hacer tiempo y eliminar distracciones y tener la mente abierta para escuchar tu voz y hacer lo que me indiques a hacer.

Deja un comentario
DISPUESTO PARA ESCUCHAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *