Los ciegos que llegaron a Jesus vinieron con una GRAN expectativa, querían ver. Si no vivimos con una gran expectativa de ver la mano de Dios obrar en nuestras vidas todos los días te aseguro que estaremos viviendo una vida con pocos logros, pocos resultados, poco crecimiento, poca fe, en resumen, una vida apagada!

“Vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor. Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho” Mateo 9.28-29

Vivir con expectativa demanda fe y la fe es como un musculo que necesita ser ejercitado diariamente. He aquí algunas de las formas que Dios prueba nuestra fe y por ende nuestra expectativa.

La expectativa probada por el Dinero: Todos tenemos la expectativa de cobrar nuestro salario a fin de mes y para muchas personas las finanzas son la prueba más grande de todas. Dios usa el dinero para probar nuestra fe. En la Biblia nos dice si no se puede confiar en nuestra administracion como se podrá confiar riquezas mayores? (Lucas 16.11). Por ello no le huyamos a esta prueba porque son depósitos en nuestra fe para luego poder extraer riquezas.

La expectativa probada por el Retraso: A nadie le gusta esperar y peor aún hacer cola en algún lugar. Sin embargo, la expectativa creada por algún retraso aumenta el gozo de la recompensa (Salmos 37.34). La práctica común en la gente es “primero el gusto luego el susto”, pero Dios indica que el gusto será más grande si aguardamos el tiempo correcto cuando Él lo indique.

La expectativa probada por las Dificultades: Los desafíos y los problemas prueban nuestra fe y aumentan la expectativa. La Biblia nos asegura que aun cuando esto es parte normal de la vida y no duran mucho tienen un resultado de gloria para nuestras vidas (1 Pedro 1.6-7).

La expectativa probada en las cosas Pequeñas: El que no honra lo pequeño no puede manejar lo grande y el que no es fiel en lo poco no es fiel en lo grande (Lucas 16.10). Es irracional tener expectativas de grandes logros, grandes posesiones, sin haber pasado por el proceso de crecimiento que inicia con lo poco.

CONCEPTO IMPORTANTE

Si cada oración fuese contestada inmediatamente, si cada necesidad fuese cubierta automáticamente o si cada problema se solucionaría sin retraso no necesitaríamos la fe. Gracias a Dios esto no es así y por ende nuestra expectativa de la intervención divina crece y nuestra dependencia de Dios aumenta, que es exactamente lo que Él quiere que suceda en nuestra vida.

Cuál es la expectativa que tienes de parte de Dios para tu vida? Hay una ley que Dios ha establecido que se llama la Ley de la Expectativa. El hecho es que recibimos lo que esperamos en la vida. Nuestra fe está ligada a la expectativa de la intervención de Dios en nuestras vidas.

Nuestra fe tiene que estar tan arraigada en Cristo que ni el dinero, ni el retraso, ni los problemas, puedan cambiar nuestro deseo de vivir con la expectativa de una vida plena y victoriosa.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus vengo delante de ti con una gran expectativa de conocerte mejor y tener una relación íntima contigo. Vengo a rogarte también que puedas fortalecer y aumentar mi fe para lograr cosas más grandes para ti. Hoy te entrego mi todo para que en todo te sea fiel.

Deja un comentario
VIVIR CON EXPECTATIVA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *