E.S.P.E.R.A.

Hay un dicho popular que dice: “Mas vale perder un minuto en la vida que la vida en un minuto”. Posiblemente el factor que más nos cuesta en la vida es el factor esperar. No hay duda que esta lección también fue una de las más difíciles para los personajes en la Biblia.

Sin embargo, el esperar tiene un beneficio mayúsculo para la vida. He aquí el acróstico de la palabra E.S.P.E.R.A.

E-EQUILIBRIO: El afán de Marta le había producido una vida desequilibrada donde ella se preocupó más por el hacer que por el ser (Lucas 10.40-42). Esperar trae equilibrio a nuestra vida para frenar, hacer pausa y equilibrar nuestra agenda.

S-SILENCIO: Posiblemente la parte que más nos duele en el tiempo de espera es el silencio. Se ha dicho que el silencio es un arma mortal de ahí la frase: “El Silencio Mata” pero bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová (Lam. 3.26).

P-PACIENCIA: El esperar produce paciencia que es un fruto del Espíritu Santo y el Salmista David indico que a Dios le gusta la paciencia y es un requisito esencial para recibir respuesta (Salmos 40.1).

E-EXPECTATIVA: El tiempo que uno espera en Dios crea una gran expectativa del resultado de la decisión de Dios. Al igual que un niño que espera con expectativa el regalo de Navidad debemos nosotros esperar con expectativa las buenas cosas que Dios dará a los que le piden (Mateo 7.9-11).

R-RENUNCIA: Cuando una persona está esperando en Dios comienza un periodo de renuncia en el cual se renuncia a lo que yo quiero y se acepta lo que Dios quiere. Dios desea cuando esperamos en El que nos neguemos totalmente y nos entreguemos absolutamente (Mateo 16.24-25).

A-AGUANTE: La espera produce en nosotros aguante y resistencia y esto produce firmeza, tenacidad, persistencia. El ciego Bartimeo aprendió durante la espera el aguantarse y ser resistente a la incomprensión de la gente y persistentemente buscar la respuesta anhelada de Jesus (Lucas 15.35-43).

“Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía” Santiago 5:7-8

CONCEPTO IMPORTANTE

El tiempo nuestro es distinto del tiempo de Dios. En el griego el tiempo de Dios se llama Kairos y el tiempo del hombre Cronos, y muchas veces el tiempo de Dios no coincide con el tiempo del hombre, es decir el Kairos es distinto del Cronos.

Muchos cometemos errores porque nos adelantamos a los tiempos de Dios y en la Biblia tenemos muchos ejemplos de ello. Hay momentos que Dios tiene un periodo de espera preparado para ti y si te apresuras en conocer la respuesta cometerás errores.

El tiempo de esperar en Dios tiene beneficios con promesas en la Biblia. Espera aguarda con paciencia hasta que recibas la lluvia temprana y la tardía.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus en esta hora vengo a pedirte perdón por no querer esperar pacientemente por tu respuesta. Hoy declaro que con tu ayuda voy a esperar para no cometer más errores en mi vida. Gracias por tenerme paciencia.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *