Recuerdo de joven que para ir a la pesca teníamos que preparar nuestras propias plomadas porque no teníamos suficiente dinero para comprarlas. De modo que desarmábamos baterías de automóviles y derretíamos el plomo sobre fuego para luego verterlo en un molde preparado en la tierra. Al calentar el plomo todas las impurezas flotaban encima y fácilmente uno lo podía levantar dejando un plomo purificado.

«Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores» Malaquías 3:2b

El fuego refinador sólo puede lograr sus fines cuando el calor se convierte en temperaturas extraordinarias. Se rompe el metal, se separan las impurezas y así se vuelve moldeable. Sólo cuando las temperaturas alcanzan este nivel se puede completar el trabajo plenamente. Así también es en nuestras vidas.

En Isaías dice que “Yo te purifiqué, pero no como se hace con la plata, sino que te probé en el horno del sufrimiento” (Isaías 48.10). ¿Porque utiliza Dios el proceso de sufrimiento como fuego para purificarnos?

1) Dios nos hace pasar por el fuego refinador para ENSANCHAR nuestra Fe: Cuando le creemos a Dios por algo pequeño y pasamos esta prueba entonces podemos creerle a Dios por cosas más grandes. Dios quiere ensancharnos, para que más de Él pueda caber en nosotros!

2) Dios nos hace pasar por el fuego refinador para FORTALECER nuestra esperanza: Cuando Dios soluciona algo imposible en nuestra vida tenemos una esperanza más fuerte. El mejor testimonio al mundo es cuando Dios cambia un IMPOSIBLE en un POSIBLE y esto fortalece nuestra esperanza en El!

3) Dios nos hace pasar por el fuego refinador para MOSTRARNOS su increíble amor: Lo máximo para Dios es sacarte de situaciones imposibles para simplemente decirte: “Lo hice porque te amo!” Dios permite el fuego refinador en nuestras vidas para que Su amor pueda fluir libremente a través de nosotros sin estorbo, sin impurezas.

CONCEPTO IMPORTANTE

El Señor tiene una manera específica de preparar a Sus hijos/as para un servicio útil. Dios desea convertir a sus hijos de piedras ásperas y de aristas duras en gemas de oro y plata. Esto únicamente puede suceder si permitimos que Dios nos purifique con su Santo Espíritu.

Hasta que el Señor no complete su proceso de refinamiento no podremos ser útiles en las manos del Señor. Cuando Dios te lleve a través del fuego refinador, alégrate pues algo hermoso esta por suceder en tu vida. Pedro dice “Así que alégrense, aunque tienen que soportar muchas pruebas por un tiempo breve” (1 Pedro 1:6).

MOTIVO DE ORACION

Señor en este día confieso que no entiendo todo este proceso de refinarme y no comprendo porque estoy pasando por esta situación difícil en mi vida. Pero hoy vengo a decirte que estoy dispuesto a pasar por este proceso refinador para que Tu obra sea completa en mi vida y yo esté mejor preparado para lo que viene en mi vida.

Deja un comentario
EL FUEGO REFINADOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *