PONTE EN MARCHA!

“Luego el Señor le dijo a Moisés: «¿Por qué clamas a mí? ¡Dile al pueblo que se ponga en marcha!” Éxodo 14:15

Confieso que a veces cuando estoy cansado, frustrado o en dudas le pongo freno a todo! No sé si te has sentido alguna vez así que sabiendo lo que tienes que hacer comienzas a cuestionar si en realidad deberías hacerlo?

Moisés había llevado a toda la nación de Israel, a un callejón sin salida en el desierto. La única cosa entre Israel y el ejército perseguidor de Faraón era el Mar Rojo. Finalmente, Faraón había liberado a Moisés y al pueblo, y salieron de Egipto. Pensaron que estaban completamente libre. «Por fin la libertad», dijeron. Pero Dios hizo algo extraño. Dirigió a Moisés a tomar una ruta que conducía al Mar Rojo, en lugar de alrededor del Mar Rojo.

Cuando finalmente llegaron al Mar Rojo, la gente se preguntaba adónde irían desde allí. Las noticias llegaron al campamento: el Faraón había cambiado de opinión, ahora venía tras ellos con su ejército. El pánico se instaló y el pueblo israelita se paralizo y comenzó a gritar y a clamar. El Señor contesto con una orden: “Pónganse en marcha!”

Dios a veces nos lleva a un «Mar Rojo» en nuestra vida. Puede ser un problema de trabajo que no puede ser resuelto. Puede ser un matrimonio que parece estar fallando. Puede ser una enfermedad debilitante. Sea cual sea tu “Mar Rojo”, Dios nos dice una cosa: «Ponte en marcha».

Tal vez dirás «Pero Señor, el Mar Rojo está delante de mí.» Sigue moviéndote, no te detengas! Cuando vivimos por vista, actuamos en base a lo que vemos y muchas veces decimos: “Cuando lo vea lo creeré” y Dios dice justo lo contrario: “Cuando lo creas lo veras!”

Dios establece esta etapa de manera dramática en nuestra vida porque Dios actúa en lo dramático. Estando frente a tu “Mar Rojo” no te detengas sino sigue caminando en la dirección que Dios ya te ha indicado, aun cuando no puedas ver todavía el lugar a donde Él te está llevando, solo confía y camina!

CONCEPTO IMPORTANTE

Nunca experimentaremos el milagro de cruzar el “Mar Rojo” en nuestras vidas si primero no nos movemos. El pánico y el temor generalmente nos quiere paralizar y comenzamos a fijarnos en nuestra debilidad.

Pedro, cuando camino sobre el agua, también se enfrentó a las olas y la tormenta, pero esto no lo detuvo en su deseo de hacer lo imposible y el Señor lo recompenso abundantemente.

Cuando recibas una orden de Dios no te detengas por nada. El “Mar Rojo” se abrirá delante de ti, todo lo que tienes que hacer es “Ponerte en Marcha”!

MOTIVO DE ORACION

Tal vez en este momento te encuentres frente a un enorme “Mar Rojo” y te has paralizado, no sabes que hacer. Recuerda que “con Cristo todo es posible” y ponte en marcha.

Mi oración por ti en este día es que puedas avanzar, no te detengas, sigue para adelante, esa montaña se moverá y Dios te dará la victoria.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *