IMPUREZAS QUE OBSTACULIZAN

“Dios bendice a los que tienen un corazón puro, pues ellos verán a Dios” Mateo 5:8

En estos días se habla mucho de pureza. Nos bombardean hablando de comprar el agua más pura y vivir en tal lugar con el aire más puro. De alguna manera todos somos atraídos por algo que es limpio y puro.

No hay duda alguna que si se nos presentan dos opciones siempre elegiremos la que es mas limpia y pura. Pero algo no concuerda. A veces en “casa de herrero hay cuchillo de palo”. Queremos todo puro y limpio en otros lugares, pero no en nuestra casa. Dios dice que bendice a los de corazón puro. ¿Como puedo tenerlo?

Recuerda que Dios ve todo: Alguna vez escuchaste aquella voz del Diablo que te dijo: “¡Hazlo, nadie se dará cuenta!” Recuerda que Dios puede ver todo, nada se le escapa. En Hebreos 4:13 dice “Nada de lo que Dios ha creado puede esconderse de él, pues Dios puede verlo todo con claridad, y ante él seremos responsables de todo lo que hemos hecho”. Dios es un pésimo jugador a las escondidas. ¡Encuentra a todos de una sola vez!

Revisa tus motivaciones: En Mateo 6 Jesús habla de tres cosas que pueden ser realizadas con motivación falsa. En el versículo 2 dice “Si alguno de ustedes ayuda a los pobres, no se ponga a publicarlo en la iglesia”. En el versículo 3 dice “Cuando alguno de ustedes ayude a los pobres, no se lo cuente a nadie”. Y en el 5 dice “Cuando ustedes oren, no oren para que la gente los vea en público”.

Jesús nos enseña que la motivación equivocada alimenta el crecimiento de un corazón impuro. En Proverbios 16:2 dice “Todo el mundo cree hacer lo mejor, pero Dios juzga las motivaciones”.

Reorganiza tus prioridades: Para tener un corazón puro tengo que reorganizar mis prioridades porque Dios no acepta jugar de suplente. ¡Dios juega de titular! En Mateo 6:19 dice “No os hagáis tesoros en la tierra sino en los cielos”. Por ello debo de revisar mis ambiciones y ansiedades para que éstas no ocupen el primer lugar que Dios desea en mi corazón.

CONCEPTO IMPORTANTE

Si tengo un corazón puro seré una persona honesta, transparente e íntegra. Tendré resultados y beneficios espectaculares. En primer lugar, tendré una felicidad genuina porque ya no tendré que fingir. Mi boca podrá hablar de la abundancia de mi corazón sin remordimientos.

El resultado de tener una motivación pura en mi corazón es que podré ver a Dios. Así como no puedes ver muy bien con lentes sucios, no puedes ver a Dios muy bien con un corazón sucio. Tienes que permitir la limpieza que realiza su Espíritu Santo.

Mi ambición en la vida debe de incluir un corazón y motivaciones limpias. En Hebreos 12:14 dice “Sin santidad, nadie verá al Señor”. De modo que lo contrario también es cierto. Si tenemos un corazón puro veremos a Dios actuar en nuestra vida.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesús hoy vengo a derramar mi corazón delante de ti. Te ruego que puedas limpiar mis pensamientos, mi motivación y mi corazón. Lléname de tu presencia y Santidad para poder verte obrar en mi vida.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desea enviarnos un Whatsapp?