A veces pensamos que, si tan solo nos esforzaríamos un poco más, tratáramos un poco mejor y con algo de suerte lo lograríamos. Tengo buenas noticias no es cuestión de mí solo esforzarme un poco más. Eso produce mucha culpa al final. Dios tiene un proceso de crecimiento que comienza por gracia y es un regalo.

“En cambio, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” 2 Pedro 3:18

Jesús no dijo: «Vine para darte más cosas que hacer en tu vida». Él dijo: “Vine para darte una vida abundante. Una nueva calidad de vida”. Sin embargo, hay muchas personas que siguen patrones viejos de crecimiento que solamente producen estrés y no una calidad de vida.

Tratar de crecer haciendo el bien: Algunas personas creen que, si pudieran hacer suficientes cosas buenas, entonces van a crecer. No puedo crecer simplemente haciendo más y más cosas buenas. El filósofo Thoreau lo dijo de esta manera “Hemos mejorado los medios para fines no mejorados”. Jesus dijo en Mateo 9.17 “No se pone vino nuevo en odres viejos”. Solo hacer el bien no traerá crecimiento a tu vida.

Tratar de crecer manteniendo las reglas: Otras personas creen que cumplir al pie de la letra las reglas producirá crecimiento. Pensar que cumplir las 17 o 21 fórmulas de éxito me dará crecimiento es una falacia. Reglas controlan las cosas y a las personas, pero no puedes producir crecimiento a través de reglas. Tratar de cumplir un montón de reglas y pensar de alguna manera que ese esfuerzo va a producir crecimiento nunca ha funcionado, nunca funcionará. En Romanos 7.6 dice “Ahora estamos libres de la ley”.

Tratar de crecer sintiéndome mal: Hay personas que piensan “Si me siento lo suficientemente mal conmigo mismo, tal vez mejoraré”. Pero si me siento mal conmigo mismo, no mejoro, solo tendré sentimientos de culpa. Estamos tratando de decir: “Dios, sé que no te gusta lo que estoy haciendo, así que me sentiré mal” y esto no funciona. En Romanos 8.1 dice que “no hay ninguna condenación para los que están en Cristo”, y estar en Cristo me libera del sentimiento de culpa.

CONCEPTO IMPORTANTE

Puedes pensar en tu vida como si estuvieras en un pequeño bote de remos en medio del Océano Pacífico. Estás solo, perdido. Sabes muy bien que nada mejorará tratando de cumplir todas las reglas de navegación o haciendo todo bien e inclusive culpándote por no haber mirado el pronóstico del tiempo. Nunca llegaras a tierra firme así.

De repente, en el horizonte, ves ese gigantesco barco de nombre “Gracia de Dios”. Este barco se detiene a tu lado y Dios expresa su voluntad de salvarte. ¿Qué harías en el bote? ¿Dirías al barco “no te preocupes ya voy a llegar si me esfuerzo un poco más”? Sin embargo, la respuesta correcta seria “estoy dispuesto a abandonar mi vieja manera de hacer las cosas y aprender a crecer bajo la gracia de Dios”.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti reconociendo que he tratado de hacer las cosas a mi modo para crecer y salir del lugar donde estoy. Hoy me entrego completamente y acepto tu gracia como un regalo para mi y te ruego que me hagas crecer a tu manera.

Deja un comentario
CRECER EN GRACIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *