¡Dios quiere bendecirte cuando pasas por un tiempo de llorar! Procesar el dolor es absolutamente esencial y llorar es la opción más saludable cuando experimentas una pérdida. Es esencial para tu salud emocional, espiritual, física y mental. De hecho, llorar es la herramienta provista por Dios para atravesar las transiciones de la vida.

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Un tiempo para llorar y un tiempo para reír.” Eclesiastés 3:1-4

En la vida no hay crecimiento si no hay cambios. No hay cambio sin dejar o perder algo. No hay pérdida sin dolor. Cuando estás dispuesto a llorar por tu dolor, permites que Dios te bendiga, consuele y atienda tus necesidades más profundas.

Cuando lloras te acercas más a Dios: El Salmo 34:18 dice “El Señor está cerca de los quebrantados de corazón” y en el Salmo 116:2 dice “inclinó a mí su oído y me escuchó”. Dios está cerca de los quebrantados de corazón y les presta atención. No esta distante. Él está allí contigo, y nunca te abandonará.

Dios te hace crecer a través de tu llanto: Dios usa el dolor para ayudarnos a crecer. En 1 Pedro 1:7 dice que “nuestra fe, al permanecer firme en tantas pruebas, traerá mucha alabanza, gloria y honra”. Al igual que una persona que comienza a hacer ejercicios fortalece sus músculos, así también nosotros crecemos a través del dolor.

Dios te da una familia para apoyarte: No tienes que llorar solo. En 1 Samuel 30:3 dice “cuando David y sus hombres vieron las ruinas…lloraron juntos a más no poder”. David había descubierto que hay un poder grande en compartir el dolor con otros. Cuando llevas todo tú mismo, llevas una carga que Dios nunca quiso que la lleves solo.

Dios usa tu dolor para ayudar a otros: En 2 Corintios 1:4 dice “Él nos consuela en todas nuestras dificultades para que nosotros podamos consolar a otros”. Tu mayor ministerio saldrá de tu dolor más profundo. Es con esa experiencia que tu has tenido que ahora puedes también ayudar a otros y esto dará propósito a tu quebranto.

CONCEPTO IMPORTANTE

La Biblia dice que a veces llorar es apropiado. De hecho, Dios te bendice cuando lloras. La razón por la que tienes la capacidad de llorar es porque estás hecho a la imagen de Dios. ¡La única razón por la que tienes alguna emoción es porque Dios es un Dios con emociones!

Recuerda que es mejor si compartimos la carga. En Gálatas 6:2 dice “Sobrellevad los unos las cargas de los otros”. No fuimos creados para llevar solo todas las cargas. Es por ello que reunirnos con otras personas es lo correcto y saludable.

Dios nunca desperdicia una oportunidad de hacernos crecer y hay un tiempo para todo. En Romanos 8:28 dice “sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman”.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti con una gran carga en mi vida. Necesito descargarme contigo en llanto. Usa este tiempo en mi vida para fortalecer tus propósitos en mí y úsame para consolar también a otros.

Deja un comentario
BENDICION EN LLORAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *