Todos necesitamos soñar. De hecho, Dios nos creó para soñar sueños y tener visiones. Desde José a Daniel hasta Pedro, la Biblia está llena de historias de Dios dando grandes sueños a su pueblo.

“Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios…he aquí tu sueño, y las visiones que has tenido” Daniel 2:28

Si queremos servir a Dios, debemos seguir siendo soñadores. Cada persona, cada ministerio y cada iglesia necesita un sueño. Si no estás soñando, te estás muriendo. Tal vez has estado en el ministerio durante tanto tiempo que has olvidado cómo soñar. He aquí algunos pasos para encontrar el sueño de Dios para tu vida.

Mantén tu Mente Abierta para Dios: El profeta Samuel cuando joven no pudo dormir una noche expectante de una voz que le hablaba y dijo “Heme aquí” (1 Samuel 3.4). Si te mantienes alerta y tu mente abierta Dios comenzara a susurrar sus sueños a tu vida. Pero para esto debes predisponerte, callarte, y esperar en quietud. Sueños no vienen cuando estas corriendo a mil por hora.

Comienza a Pedir Consejo: Recuerda, es mejor admitir tu ignorancia que meter la pata. Samuel había escuchado la voz de Dios tres veces y cada vez fue a consultar con Eli para pedirle un consejo para saber qué hacer. Finalmente recibió las instrucciones de como recibir el sueño y dijo “Habla, porque tu siervo oye” (1 Samuel 3.10). Sé humilde y enseñable.

Prepárate para Asumir Riesgos: Cuando Samuel recibió el sueño dice la palabra que “Samuel temía descubrir la visión a Elí”. Los sueños muchas veces implican acciones de riesgo. Para ello debo de estar listo y Proverbios 27:12 dice “El prudente se anticipa al peligro y toma precauciones”. Esto no significa que debo de ser pesimista sino solo precavido y recordar lo que dice en Proverbios 14.26 “Los que temen al Señor están seguros”.

Ponte en Marcha: Cuando recibas el sueño y la visión es hora de no dudar y comenzar a actuar. Dice 1 Samuel 3.18 “Samuel se lo manifestó todo, sin encubrirle nada” a Eli. Tienes que llegar un punto en tu vida cuando dices: “Dios me llamó para hacer esto y lo voy a hacer ahora mismo”.

CONCEPTO IMPORTANTE

No cuesta nada soñar. Sueña grandes sueños para Dios. Programa un tiempo de silencio, de quietud delante de Dios. Al tener una mente abierta y predispuesta es cuando Dios te estará hablando en sueños y visiones.

Aquí esta lo interesante, Dios es el que da los sueños y visiones y también Él te revelara que hacer con ellos luego. Daniel al revelar los sueños que Dios tenia para Nabucodonosor dijo “Dios es el cual revela los misterios”.

El secreto para ir más allá de tus temores es saber quién te dio el sueño. Si sabes de dónde viene tu sueño, no te importará lo que digan los críticos. Solo confía en el dador de los sueños, mantente sujeto a El, y dile “habla porque tu siervo/a oye”!

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti agradeciéndote porque quieres darme sueños y visiones. Hoy vengo a decirte que estoy dispuesto con una mente abierta para que me puedas dar esos sueños, visiones y planes que tu tienes para mi vida.

Deja un comentario
SUEÑOS Y VISIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *