El gobernador Felix estaba deseoso de escucharle a Pablo y su fe, hasta que le tocaron en su llaga. Felix, por falta de dominio propio, había tomado la mujer de otro hombre. Dominar tus deseos o controlarte y contenerte es una de las virtudes poco conocidas en este mundo donde todos dicen “Yo hago lo que me da la gana”.

“Al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix se espantó, y dijo: Ahora vete; pero cuando tenga oportunidad te llamaré” Hechos 24:25

¿Te subirías a un caballo que no tiene riendas? ¡Claro que no! Sin embargo, no tenemos problema alguno en vivir una vida sin disciplina y riendas. La palabra nos pega duro al decir en Proverbios 25:28 “Como ciudad derribada y sin muro, es la persona cuyo espíritu no tiene rienda.” Entonces como logro solucionar esto.

Admite tu Problema: El punto de partida para desarrollar Dominio Propio tiene que ser lo que Dios ya ha dicho acerca de mí: “Yo soy responsable de mi conducta”. Tus excusas de haber crecido sin padres, ser pobre, o la corrupción reinante no es el problema. Tú eres el problema.

Aprende a dominar tus Sentimientos y Emociones: ¿Permites que tus sentimientos y emociones te manipulen y te digan que hacer? Hoy no tengo ganas de saludar a nadie, no tengo ganas de orar, leer la Biblia, ir al trabajo. ¡Controla tu Caballo! ¡No dejes que Él te controle a ti! No hace falta orar ni ayunar para esto solo poner en practica lo que ya sabes.

Busca a alguien para Rendir Cuentas: Encuentra alguien con quien orar. Si tienes problema con ponerte el freno, busca a alguien que te lo ponga. En Eclesiastés 4.12 dice “Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.”

Evita las Tentaciones: Es sentido común, no busques situaciones donde encontraras tentaciones. Si luchas con alcohol, no entres a un bar. Si luchas por adelgazar, no llenes tu refrigeradora con dulces tentaciones. Has cualquier cosa para evitar la tentación.

CONCEPTO IMPORTANTE

El tener Dominio Propio es una bendición que trae muchos beneficios y recompensas. No será fácil porque nuestro ego quiere libertinaje y no riendas. Por ello no excuses tus actitudes ni acuses a otros por tus problemas.

No cometas el error de pensar que tienes que tener Dominio Propio antes de pedir ayuda a Dios. Depende del poder de Cristo. En Filipenses 4.13 dice “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Es precisamente lo que indica, yo no tengo ese poder, pero Cristo si lo tiene.

Encuentra a alguien a quien acudir y decirle: “Tengo este problema. Ya lo he confesado a Dios y ahora quiero pedirte que me ayudes para no caer más en esto”. Una vez que hayamos hecho esto estaremos listo para construir un futuro mejor para nuestra vida.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para reconocer que no tengo Dominio Propio y que necesito ser mas disciplinado. Hoy te ruego que me ayudes a superar esta etapa y muéstrame a alguien que me pueda ayudar a ser fuerte.

Deja un comentario
EL FAMOSO DOMINIO PROPIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *