¿Alguna vez has escuchado la advertencia “¡Tienes que ser más diligente!?” Con frecuencia, los padres, maestros, compañeros de trabajo o jefes recordarán, alentarán o instruirán a otros con esas palabras.

“El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada” Proverbios 13:4

La diligencia es un rasgo raro en nuestra cultura. Nuestra sociedad sufre de un caso extremo de pereza. Iniciamos proyectos y nos falta el enfoque y fuerzas para terminar. El libro de Proverbios, que fue escrito hace miles de años, habla extensamente sobre los diferentes rasgos de una persona perezosa frente a una persona diligente.

No seré Gobernado: En Proverbios 12:24 dice “Trabaja duro y serás un líder; sé un flojo y serás un esclavo”. A nadie le gusta vivir bajo control, y despreciamos que otros nos ordenen. Sin embargo, si somos perezosos, nuestro trabajo será dictado por las demandas de alguien más. Si tengo deudas, ellas me estarán gobernando.

Experimentarás Satisfacción: Tenemos un hambre constante por más, un agujero enorme dentro de nosotros que parece que no podemos llenar. En Proverbios 13:4 dice: “El alma del diligente será prosperada”. De todos los hábitos que se deben formar, busca la diligencia práctica para llenar ese agujero enorme que el dinero y las cosas no pueden llenar.

Tendrás Éxito en todo lo que Emprendas: La televisión y la internet están llenos de personas que garantizan la riqueza sin trabajo, perder peso sin ejercicios, tener éxito en el amor comprando esto o aquello. Proverbios 13.11 dice: “El que recoge con mano laboriosa aumenta las riquezas”. Las personas que trabajan con entusiasmo cosechan la generosidad de su esfuerzo. El éxito esta garantizado para los diligentes.

Lograrás Respeto y Admiración: Mientras que otros luchan para ser notorios, los diligentes son buscados por personas en posiciones de autoridad o prominencia. Proverbios 22.29 dice “¿Has visto a alguien realmente diligente en su trabajo? Servirá a los reyes”. Cuando eres diligente, emites un brillo que atrae la atención de todos los que te rodean.

CONCEPTO IMPORTANTE

Ser diligente lleva tiempo y requiere hacer un hábito de aplicar diligencia diariamente en las áreas importantes de la vida. Sin embargo, no tienes que esperar años para comenzar a disfrutar de los beneficios de la diligencia.

Tenemos que despertar a la realidad. En vez de postergar en hacer lo que sabemos que deberíamos hacer porque no haces de cada día tu obra maestra. Dale una oportunidad a tus sueños tomando medidas hoy para llevarte a la vida con la que sueñas en el mañana.

Define tu visión y busca rodearte de personas diligentes. “Dime con quien andas y te diré quién eres” dice un viejo proverbio. Asegúrate en tener una visión clara de parte de Dios, pero también así de rodearte de personas diligentes.

MOTIVO DE ORACION Señor Jesus hoy vengo delante de ti reconociendo que tengo problemas en ser diligente. Hoy renuncio a la pereza y te prometo que buscare ser diligente en todas las cosas que emprenda. Ayúdame a rodearme de personas diligentes y a ser un ejemplo.

Deja un comentario
BENEFICIO DE LA DILIGENCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *