“Malditos son los que ponen su confianza en simples seres humanos, que se apoyan en la fuerza humana y apartan el corazón del Señor” Jeremías 17:5

Los Israelitas en los días de Jeremías pensaban que podían confiar en su ejército, su diplomacia, en sus alianzas, para protegerles del poderoso imperio de Babilonia. Le daban alabanzas a Dios de labio, pero no de corazón. Dios envió a Jeremías para darles un mensaje clarito, sin flores, “malditos los que no confían en mi”!

Poner mi confianza en cualquier otra cosa que no sea Dios es idolatría. ¿Como puedo saber cuándo mi fe y confianza no está enteramente en Dios? Pregúntate estas cuatro preguntas cruciales:

¿A quién recurro cuando hay crisis familiar?: La moda en este siglo es buscar un psicólogo y consejero familiar cuando hay problemas en la familia. O mejor aún tal vez algún seminario o charla para matrimonios. Todo esto ayuda, pero si Cristo no es el centro de la familia el resto solo será poner paño frio sobre el fuego.

¿Cuándo tengo problemas financieros a dónde voy?: Naturalmente al banco y la tarjeta de crédito. ¡Equivocado! El 80% de la población mundial esta endeudado con el sistema financiero y esto incluye también a Cristianos que dicen confiar en Dios para su pan diario.

¿A dónde voy cuando tengo problemas de salud?: Al Doctor y el Hospital o tal vez algún remedio en alguna Farmacia que proliferan cada día más haciendo su “agosto” con soluciones parches. O tal vez algún remedio casero en YouTube y como último recurso buscamos alguna campaña de milagros y sanidad con algún predicador.  

¿Dónde busco refugio cuando estoy estresado?: Todos los discípulos de Cristo pasan por momentos de lucha, ansiedad y presión. A veces, empezamos a llevar más de lo que Él quiere que nosotros llevemos.

Nuestra primera prioridad es confiar en Él, simple y llanamente. Y si puedo confiar en Él para mi bienestar eterno en el paraíso, quizás también pueda elegir confiar en Él para la obra que Él ha planeado que haga aquí en la tierra.

CONCEPTO IMPORTANTE

Sera posible que estés diciendo que tu confianza está en Dios, pero tus acciones indican lo contrario? Dios puede utilizar a otras personas para responder a una necesidad que tengas. Pero ten mucho cuidado que tu atención no esté centrada en la provisión en vez de El Proveedor.

Los Israelitas fueron tan “cabeza dura” en poner su confianza en simples seres humanos, estrategias humanas, fuerza humana en vez de poner su confianza en Dios. Aun cuando los Babilonios rodearon Jerusalén ellos seguían buscando un hombre, una nacion, un ejercito para rescatarlos y esto trajo maldición sobre ellos.  

No cometas el mismo error que los Israelitas. Ve directamente al Señor Jesus cuando tengas alguna necesidad. Dios es el único que puede proveer y que es digno de total confianza. ¡No traigas maldición a tu vida!

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti reconociendo que he puesto mi confianza en muchas cosas y personas en vez de poner mi confianza solamente en ti. Hoy vengo a ponerte a primer lugar en mi vida, familia y trabajo. Hoy vengo a depositar toda mi confianza solamente en ti y te ruego que me ayudes.

Deja un comentario
CONFIANDO EN DIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *