¿Alguna vez has escuchado una oración que suena como una lista de regalos para la Navidad?: “Señor quiero esto, y por favor dame aquello”. Es posible aprender mucho sobre una persona de acuerdo a como se comunica con Dios en oración.

“Te ruego, Dios de los cielos, esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche” Nehemías 1:5-6

Cuando Nehemías escuchó por primera vez acerca de la caída de Jerusalén, oró durante cuatro meses. Esta no fue solo una oración casual y nos da un patrón para comunicarnos con Dios. Aquí hay cuatro pautas de la vida de oración de Nehemías:

Reconoce a Dios: Lo primero que hizo Nehemías fue reconocer quién es Dios y esto es alabarle por quien es El. Nehemías reconoció que Dios es fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos. ¡Esto es reconocer que Dios es el autor y consumador de todo!

Confiesa el Pecado: Después de reconocer quién es Dios, Nehemías confesó sus pecados. Él dijo: «Hemos pecado, si yo y mi casa pecamos». Mira cuántas veces usa la palabra «yo» y «nosotros». Hay confesión personal y hay confesión nacional. Los perdedores son siempre acusadores y excusadores, pero la posición correcta es asumir responsabilidad.

Reclama las promesas de Dios: Luego Nehemías dijo algo audaz a Dios “Acuérdate ahora..”, como si Dios fuese olvidadizo y que no cumple sus promesas. Pero en realidad nada complace más a Dios que cuando le recuerdas a Dios una de sus promesas porque esto significa que estas atento a Su palabra y promesas.

Se Específico en lo que Pides: Si quieres respuestas especificas debes de orar por cosas específicas. ¿Alguna vez has orado, «Señor, hazme exitoso en mi trabajo?» Si no lo has hecho, ¿por qué no? ¿Cuál es la alternativa? ¿Un fracaso? Si no puedes pedirle a Dios que te de éxito en lo que estás haciendo, deberías estar haciendo otra cosa.

CONCEPTO IMPORTANTE

Nuestra comunicación con Dios indica mucho acerca de nuestra relación con El y que finalmente también demuestra frutos.

Cuando te comunicas con Dios en oración hazle recuerdo a Dios que es fiel, un Dios amoroso, un Dios misericordioso, que cumple promesas y que nunca falla. Esto te dará la perspectiva correcta de Dios y también abre las puertas del cielo sobre tu vida.

Reconocer que hemos pecado es el plano básico, pero hacerlo por nuestra ciudad y nacion demuestra un amor profundo por la reconciliación de toda la humanidad con el Dios creador del universo.

Ora para que Dios te haga exitoso en la vida para Su gloria. Eso es lo que hizo Nehemías. No hay nada de malo en orar por el éxito si lo que estás haciendo es para la gloria de Dios.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para reconocer que soy un pecador y que necesito de tu presencia en mi vida. Hoy vengo también para hacerte recuerdo acerca de tus promesas para mi vida y te ruego para que me des éxito en mi trabajo.

Deja un comentario
VIDA DE ORACION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *