Hay personas que piden para ver si por ahí “de ocasión” Dios respondería, total no se pierde nada con probar. ¿Correcto? ¡Falso! Se tiene que pedir con fe, no dudando, creyendo decididamente que recibirá la respuesta. ¡Esa es una Oración Eficaz!

“Y los que iban delante le reprendían para que callase; pero él clamaba mucho más aún: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!” Lucas 18:39

Bartimeo había comprendido esta lección y para el nada se interpondría entre su deseo de ver nuevamente y aquel que pudiera hacerlo posible. Su arrojo y ardiente deseo lo motivo a arrebatar su milagro. He aquí algunas pautas para tener una oración eficaz.

Reconocer: La primera condición para que tú puedas recibir respuesta de Dios es simplemente reconocer que Dios es Dios, Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos (Salmos 100:3). Bartimeo reconoció a Jesus como el todopoderoso, el que podría sanarlo. Reconocer significa aceptar mi condición de creación frente al creador de todas las cosas.

Pedir: Bartimeo había aprendido el versículo de memoria: “Clama a mí y yo te responderé” (Jeremías 33.3). Si no tienes es porque no pides (Santiago 4.2). Jesus agrega a este pensamiento que si lo haces Dios te dará lo que pides para que tu gozo sea completo (Juan 16.24). Bartimeo tenía el deseo de ver, pero el deseo no sirve de nada si es que no se pide.

Persistente: El público estaba cansado de Bartimeo diciéndole que se calle. Cuando estés orando el enemigo siempre intentara decirte: ¡Cállate…cállate…cállate”! Pero Bartimeo también conocía nuestro dicho popular: “El que no llora…no mama”. De modo que debemos persistir en la oración a pesar de la impertinencia que esto pueda causar.

Paciente: Abraham después de esperar pacientemente por décadas recibió la promesa de Dios (Hebreos 6.15). Posiblemente el factor que más nos cuesta…es esperar. Vivimos en una sociedad “microonda” y no comprendemos cuando Dios no responde inmediatamente cuando pedimos. A veces la respuesta a la oración y el clamor a Dios viene después de un tiempo de esperar pacientemente.

CONCEPTO IMPORTANTE

Así como el ciego Bartimeo era persistente ante su pedido nosotros también debemos persistir en la oración eficaz. Sin embargo, el pasaje agrega que la oración eficaz del “justo” es la que puede mucho (Santiago 5.16). Subraya la palabra justo, una persona justa es una persona honesta, integra, que busca la santidad de Dios en su vida.

¿Porque quiere Dios entonces que le pidamos? Para que podamos recibir y que nuestro gozo sea completo. ¿Y porque quiere Dios que tengamos mucho gozo? ¡Sencillamente porque es la mejor propaganda para Jesucristo! Cristianos que reciben lo que piden están llenos de gozo y son un testimonio positivo y poderoso para Dios.

¿Quieres recibir respuesta a tu oración y tener mucho gozo igual que Bartimeo? ¡Empieza a orar eficazmente hoy mismo y tu gozo será completo!

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti clamando por una intervención en mi vida. Reconozco que dependo de tu ayuda y hoy vengo para pedir persistente y pacientemente por una respuesta. Señor no callare hasta que tu me escuches y te doy gracias anticipadas por responderme.

Deja un comentario
ORACION EFICAZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *