Uno de los peligros en la vida cristiana es tomar el crédito por lo que Dios hace. Es a veces más fácil tratar con la pobreza o debilidad que tratar con la riqueza y la fortaleza. Pobreza nos obliga a depender de Dios. Prosperidad nos persuade que ya podemos manejarnos por cuenta propia.

“Ni el hacha ni la sierra son más importantes que el hombre que las maneja. ¡Dónde se ha visto que el bastón controle al que lo usa?!” Isaias 10.15

Sansón fue la persona mas fuerte en la Biblia sin embargo se olvidó que su fuerza provenía de Dios. Una vez que Dios le quito su fuerza Sansón fue reducido a un simple esclavo. Saul fue el primer Rey de Israel, pero cuando Dios quitó Su espíritu de este orgulloso monarca, Saul se volvió paranoico y fue al ocultismo.

Para mantenerme como instrumento útil en las manos de Dios necesito recordar como mínimo estas dos condiciones:

Mantente en Buen Estado: Una herramienta que está herrumbrada, sin filo y con desperfectos no sirve y no se usa. Muchos están desgastados, cansados, fuera de estado, y se sorprenden porque Dios no les está ofreciendo una mejor oportunidad de trabajo.

Dios no llama a personas que están en la hamaca bajo un árbol. Dios llama a personas que con “diligencia se presentan aprobados” y están listos para arrebatar la orden de trabajo que Él ya tiene en Sus manos (2 Tim. 2.15).

Honra al Dueño: Una vez que seas útil como herramienta existe el peligro en nuestra cultura pagana que la gente atribuya tu éxito como algo que tú has logrado o ganado, no a Dios.

José había honrado al Señor, ya sea en la casa de Potifar o en la prisión. Cuando Jose salió de la cárcel se presentó a Potifar para descifrar su sueño diciendo: “No soy yo quien puede hacerlo, sino que es Dios quien lo hará” (Génesis 41:16).

Cuando alguien te felicita por tu habilidad o por algo que has hecho exitosamente, simplemente responde: “Gracias a Dios lo pude hacer bien”. El Señor dice: “A los que me honran los honraré” (1 Samuel 2:30).

CONCEPTO IMPORTANTE

Hay personas que pasan por la vida esperando un golpe de suerte para revertir su situación. Pero el ascenso y el éxito de todos los personajes de la Biblia siempre estuvo marcado por honrar al dueño de la visión, ser diligente y mantenerse en estado y someterse en obediencia a Dios.

Tanto José como Daniel se destacaron en la Biblia como hombres que sirvieron a Dios en importantes cargos gubernamentales. Hacerlo con éxito, sin comprometer su fe e integridad, fue una tarea difícil. Pero ambos hombres fueron fieles y Dios los usó en gran manera.

Ten mucho cuidado como tratas con el éxito que Dios te da. Al disfrutar de Su bendición en tu familia, negocio, o ministerio mantén en mente que tu solo eres un instrumento en las manos del Maestro.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti en este día agradecido con haberme escogido como una herramienta para Tu Reino. Hoy vengo para honrarte por los talentos y los dones que Tu me has dado y los pongo a tu servicio. Reconozco tu autoridad y me someto a tu voluntad.

Deja un comentario
SOLO INSTRUMENTOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *