Dios bendice a las personas que operan a favor de la unidad. Muchas familias tienen un potencial tremendo, pero nunca logran lo que Dios desea porque sus miembros se pasan todo el tiempo peleándose unos con otros.

“Hagan todo lo posible por mantenerse unidos en el Espíritu y enlazados mediante la paz” Efesios 4:3

La Biblia habla más acerca de la unidad que del cielo o el infierno. Sin embargo, nos cuesta someternos los unos a los otros para lograr la unidad. Tu y yo somos responsables de velar por la unidad. Específicamente, estamos llamados a hacer estas cuatro cosas cuando la desunión amenaza a nuestra familia o la iglesia.

Has un llamado a la armonía y la unidad. Pablo hizo esto en Filipenses 4.2 diciendo: “Ahora les ruego a Evodia y a Síntique, que arreglen su desacuerdo”. Pelear en una familia o iglesia no solo afecta a los combatientes; influye en toda la familia. Quedar en silencio es complicidad. Por ello tenemos que hacer un llamado a la unidad a aquellos que causan problemas.

Evita las vanas discusiones. La Biblia dice en 2 Timoteo 2:23 “No te metas en discusiones necias y sin sentido que solo inician pleitos”. Como líder de tu familia, iglesia o empresa, tienes que dar el ejemplo en este tema. No necesitas tener una opinión sobre todo. Algunas discusiones no merecen tu participación. Enfoca tu conversación en temas importantes.

Enseña a los alborotadores a arrepentirse. A la mayoría de las personas no les gustan las confrontaciones. Pero no podemos huir de ellas, tenemos que enseñar al respecto. 2 Timoteo 2:25-26 dice: “Instruye con ternura a los que se oponen a la verdad. Tal vez Dios les cambie el corazón, y aprendan la verdad. Entonces entrarán en razón y escaparán de la trampa del diablo”.

Reprende con autoridad si es necesario. La unidad es nuestra responsabilidad y debemos cuidarla celosamente. Pablo dice en Tito 2:15 “Tienes la autoridad para corregirlos cuando sea necesario, así que no permitas que nadie ignore lo que dices”. La autoridad que Dios nos ha dado sobre el mal incluye reprender a quienes fomentan la división.

CONCEPTO IMPORTANTE

La Biblia enseña que a medida que vamos creciendo en la unidad, Satanás hará todo lo posible para causar división. Incluso las personas con buenas intenciones pueden ser utilizadas como herramientas de Satanás para dañar el cuerpo de Cristo.

Como lideres de nuestras familias y/o iglesias es nuestro trabajo protegernos del arma más poderosa de Satanás: la división. No siempre será fácil, pero es lo que hemos sido llamados a hacer para que el mundo crea (Juan 17.21).

La Biblia nos enseña en Romanos 12.18 “Hagan todo lo posible por vivir en paz con todos” pero cuando se trata de cuidar la unidad tenemos que tomar decididamente pasos que protejan ese vínculo de la paz. Esto también incluye enseñar y reprender a quienes tienen como agenda de su vida lograr la división.

MOTIVO DE ORACION

Señor vengo delante de ti en este día rogándote para fortalecer la unidad en mi familia y en mi iglesia. Perdóname por no aportar hacia la unidad en mi entorno. Protégeme de ser una persona que causa división y ayúdame a enseñar y reprender a otros para mantener la unidad y la paz.

Deja un comentario
FACTOR UNIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *