“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que les falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. Filipenses 4:19

Mira de cerca este versículo, y nota las primeras palabras: “Dios pues suplirá”. No dice, “Él podría suplir”, dice, “Él suplirá todo lo que les falta”. ¡Está escrito como que es un hecho e incluye todas tus necesidades!

También fíjate que no dice: “Supliré todos tus deseos”. Hay una gran diferencia entre las necesidades y los deseos. Como padre, ¿le das a tus hijos todo lo que ellos quieren? Espero que no. No lo haces porque los amas y tu Padre celestial te ama. Él no te dará todo lo que deseas porque si lo hiciera te volverías un hijo malcriado.

Ahora, con cada promesa, hay una premisa. Hay condiciones y requisitos. Cuando Dios hace una promesa, Él dice: “Haré mi parte y tú harás tu parte”. Dios ha prometido satisfacer todas tus necesidades, si cumples con las siguientes condiciones:

1. Pide Su ayuda: “Pedid, y se os dará” (Mateo 7.7). Mira la primera palabra “pedid”. Aquí hay una buena sugerencia, antes de comprar a crédito ponlo en oración y pídelo a tu Padre. En vez de depender de tu tarjeta de crédito o el Banco depende de Dios.

2. Aprende a estar Contento: “Conténtate con lo que tienes” (Hebreos 13.5). ¿Qué significa contentarte? La mayoría de las personas se ven atrapadas en el “cuando tenga más…entonces seré feliz”. Sin embargo, siempre querrás más. ¡Mi felicidad no depende de cuanto yo tenga sino de cuanto ya tengo!

3. Practica el Dar: Existe una ley universal de siembra y cosecha. Si siembro críticas, voy a cosechar críticas. Si siembro generosidad, estaré cosechando generosidad. Parece ilógico que cuando tengo una necesidad, debo dar. Pero mira este pasaje “Honra al Señor con lo que tienes y de todo lo que ganes. Así nunca te faltara comida ni bebida” (Proverbios 3.9-10).

4. Confía en El y mantén tu Integridad: Dios quiere que seas “honrado en todos tus negocios” (Proverbios 16:11). Si quieres la bendición de Dios sobre tus finanzas, debes ser honesto. No puedes estafar, robar y mentir. Confía en Dios pues “tu Padre celestial ya conoce todas tus necesidades” (Mateo 6.32). Por ello no hace falta ser deshonesto para tener riquezas.

CONCEPTO IMPORTANTE

Dios no nos dará todo lo que queremos, pero nos dará lo que necesitamos según sus gloriosas riquezas en Cristo Jesús. Su provisión para nosotros se basa en Su riqueza y Él no se queda sin recursos.

Entonces, ¿por qué tienes necesidades financieras? ¿Por qué tantos creyentes luchan en esta área? Recuerda que esta promesa es solo para sus hijos, para aquellos que están en Cristo Jesús, los que le aman, obedecen y guardan sus mandamientos. Si estas en desobediencia esto no aplica para ti y tendrás muchas necesidades y problemas.

Los principios financieros de Dios están claramente establecidos para nosotros en su Palabra y nos enseña mucho acerca del ahorro, gasto, donación, inversión y administración.

Si aprendemos a amarle y buscarle en intimidad nos ganaremos Su corazón y al ganarnos Su corazón también nos ganaremos Su bolsillo.

MOTIVO DE ORACION

Señor vengo delante de ti en este día y te agradezco por todas las riquezas que ya me has dado en mi vida. Ahora te ruego que me enseñes a contentarme, a ser generoso, a ser honesto y a confiar en ti para todas las cosas.

Deja un comentario
LA PROVISIÓN DE DIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *