Creo que la procrastinación es el enemigo número uno en la misión de tu vida. Sabes lo que debes hacer, pero no lo haces. Sigues posponiéndolo y esto es un enemigo mortal. Al igual que la procrastinación el desaliento también es nuestro enemigo. Si Satanás no puede lograr suspender la misión de tu vida, entonces tratará de al menos en desalentarte. ¡Te neutralizará!

“Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos” Gálatas 6:9

Estoy seguro que en estos días se te pasaron pensamientos de desánimo y desaliento. Tal vez estas desanimado por tus hijos, pues sus vidas no están bien. Quizás estas decepcionado de tu matrimonio, no es en absoluto lo que pensaste que iba a ser. O tal vez estas desanimado con tus finanzas, tu salud, o una oración sin respuesta.

He aquí algunos principios que te ayudaran para superar el desaliento:

1. El desaliento es una elección: Quiero decirte algo, puede sonar feo, pero no lo es. Lo digo con amor, si estás desanimado es porque has elegido estarlo. Has optado por desanimarte. El desaliento viene de pensar pensamientos desalentadores, y es posible cambiar tus pensamientos en cualquier momento. Puedes enfocarte en tus problemas o puedes enfocarte en el poder de Cristo. Es Cristo o tus circunstancias. ¡Es tu elección!

2. Todos tenemos que luchar contra el desaliento: Es una mentira del Diablo pensar que solo yo lucho con el desaliento. Los grandes héroes de la fe tuvieron que luchar contra el desaliento al igual que tú. El hecho es que las grandes personalidades son solo personas comunes con una extraordinaria cantidad de determinación y fe, y esta viene del poder de Cristo.

3. Cuando viene el desánimo, ignóralo: Comienza a decirte lo siguiente: “No tengo tiempo para desanimarme ahora mismo. Estoy demasiado ocupado cumpliendo la misión de mi vida”. Eso no significa pretender que todo es genial, que siempre sale el sol y nunca llueve. Puedes ser realista, pero también debes ser optimista porque tienes a Dios de tu lado. Jesus dijo: “he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 25.20). Él te ayudará y él te fortalecerá. El desánimo realísticamente se combate con el optimismo.

4. El desaliento te hace ineficaz: Dios no puede usar personas desanimadas, porque las personas desalentadas son lo opuesto a las personas de fe. Y Dios usa personas que tienen fe. Cuando estoy desanimado, digo: “No se puede hacer”. Eso es exactamente lo contrario de decir: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filip. 4:13).

CONCEPTO IMPORTANTE

La Biblia dice que necesitas resistir el desaliento. No te rindas sin luchar. Todo lo que vale la pena sucede con perseverancia y energía invertida.

Cuando un escultor de piedra trata de esculpir una obra maestra, ¿crees que la primera vez que golpea la piedra con el cincel y martillo todo se va a caer y será una escultura hermosa? No, tiene que seguir golpeándola y golpeándola. Y así es la vida. Sigue haciendo el bien, y poco a poco tu vida se convertirá en una obra maestra.

Puede que estés pasando por momentos difíciles ahora y sientes ganas de abandonarlo todo. Estás desanimado porque tu situación parece inmanejable, irrazonable, y tal vez injusta. En tu interior posiblemente dices: “Dios, no puedo soportarlo más. ¡Simplemente no puedo soportarlo más!”  Es justamente en momentos así que debes aferrarte mas aun a Cristo. ¡Resiste el desaliento en el nombre de Jesus!

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti reconociendo que estoy listo para tirar la toalla y abandonarlo todo. Pero en tu nombre Jesus rechazo el desaliento y el desanimo en mi vida. Hoy me aferro a ti y te ruego que fortalezcas mi fe y me des las fuerzas necesarias para seguir haciendo el bien.

Deja un comentario
RESISTIR EL DESALIENTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *