Me escribió recientemente un Pastor de Cuba indicándome que las cosas en Cuba se hacen un tanto diferente y que para vivir allí se necesita la paciencia de Job, la fe de Abraham, la perseverancia de la Viuda y en algunos casos…se necesita la vida de Matusalén. ¡Todo esto se traduce en Esperanza!

“Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió” Hebreos 10:23

Esperanza en la vida del creyente no es para pensar con ilusión, sino con seguridad y confianza total que lo prometido se cumplirá. Aquellas personas sin Cristo en su vida viven deseando que las cosas cambien o viven ilusionados que algún día ganarán la lotería o que algún Ángel se aparecerá para cambiar su situación. Pero no así los que tienen a Cristo en su vida.

¡No hay nada más agradable en el mundo que vivimos que una dosis de Esperanza! El Diccionario define la palabra Esperanza como: “Confianza en que ocurrirá o se logrará lo que uno desea” En mis propias palabras: “Esperanza es la gasolina de Dios que te mantiene en movimiento”.

Esperanza me trae recuerdos a mi mente:

1. Recuerdo la Fidelidad de Dios en el día de Ayer: Hago una lista de todas las cosas que Dios ha hecho en mi vida, y empiezo a estar agradecido. La actitud de gratitud es la emoción más saludable que puedo tener y esto a su vez me da esperanza. Hacer recuerdo del día de ayer es declarar que Dios lo hizo una vez y lo puede volver a hacer otra vez.

2. Recuerdo la Presencia de Dios en el día de Hoy: Me recuerdo a mí mismo que Jesus está conmigo ahora mismo. No estoy solo. Incluso cuando siento que estoy completamente solo, no lo estoy. Él dice: “Estoy aquí y te ayudaré, nunca te dejaré ni te desampararé” (Hebreos 13:5). Esta seguridad trae esperanza a mi vida para el día de hoy.

3. Me recuerdo de las Promesas de Dios para el día de Mañana: Hay más de 7,000 promesas para nosotros en la Biblia. Cada una es como un “cheque en blanco”. La Biblia dice si Dios con nosotros quien contra nosotros (Rom. 8:31), El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas (Isaías 40:29), mi Dios pues suplirá todo lo que os falte (Filip. 4:13), etc. Aprópiate hoy de estas y muchas otras que están en Su palabra.

CONCEPTO IMPORTANTE

La fidelidad de Dios en el pasado, la presencia de Dios en el presente y las promesas de Dios para el futuro fortalecen mi esperanza y me dan la gasolina que necesito para encarar el futuro.
Cuando Dios habla, El guarda Su palabra para que se cumpla y haga lo que Él quiere (Isa. 55.11). Cuando Dios te da Su palabra, confía plenamente en El porque Dios no miente a Sus hijos. Si Dios te ha dicho que estará haciendo algo puedes estar absolutamente seguro que Él lo estará haciendo.

Nuestra esperanza no es una mera especulación de lo que Dios podría hacer. No se trata de un “ojalá, a lo mejor, posiblemente, puede ser”….sino que se trata acerca de Dios, quien siempre y rotundamente cumple TODO lo que El ha prometido. ¡Esta es la esperanza de gloria que tenemos en Cristo Jesus, Señor nuestro!

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus vengo delante de ti en este día para darte gracias por fortalecer mi esperanza en Ti. Gracias porque tu has estado conmigo en el pasado, estarás conmigo ahora mismo y también por darme la seguridad que tu estarás conmigo en el día de mañana. Hoy te ruego que fortalezcas mi fe para darme esperanza para todo lo que vendrá a mi vida.

Deja un comentario
ESPERANZA SEGURA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *