Cuando somos atacados espiritualmente es simplemente una señal de “Bienvenidos al Club”. Si estamos en una relación íntima con Dios seremos atacados. No es pregunta de “si es que” sino “cuando” seremos atacados.

“Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales” Efesios 6:12

La Biblia se refiere también a que somos soldados que estamos en una batalla constante. Pablo lo declara correctamente que nuestra batalla no es contra una persona sino contra el espíritu del Diablo que se encuentra operando invisiblemente alrededor nuestro. Cuáles son tus batallas en estos días?

Hay por lo menos seis formas para prepararse para la batalla espiritual y ganarlas:

1) Reconocer que hay un Adversario: Sencillamente ignorar al adversario no tendrá resultados positivos y nadie gana una batalla con solo cerrar los ojos. El Apóstol Pedro nos insta a que siempre estemos atentos y listos para lo que venga, pues nuestro enemigo el Diablo no es ningún gatito y anda buscando a quien destruir (1 Pedro 5.8).

2) Evita las Distracciones: “Mente vacía…taller del Diablo” dice un refrán popular. Mantenerse enfocado te ayuda a mantenerte firme cuando vengan los ataques y que no te agarren desprevenido.

3) Ejercer la Autoridad que Jesús me dio: Jesus dijo que seamos pacificadores y que vivamos en paz. Pero el mismo Maestro también nos dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades (Lucas 9.1). Esto requiere de una actitud de guerra!

4) Necesito Armadura: Ir a la guerra sin protección es un suicidio. Igualmente creer que puedo ganar una batalla espiritual solo porque se hablar en lenguas lo es también. Por ello Pablo dice protéjanse con la armadura que Dios les ha dado, y así podrán resistir los ataques del Diablo (Efesios 6.11).

5) Tengo que Disparar: Estar armado “hasta los dientes” no ayuda mucho si es que no estoy dispuesto a usar mis armas y disparar. Jesus nos aseguró la victoria al decir que todo lo que prohibamos en la tierra será prohibido en el cielo, y todo lo que permitamos en la tierra será permitido en el cielo (Mateo 16.19).

6) Pide ayuda al Espíritu Santo: El Espíritu Santo es nuestro consolador y una de sus funciones es pelear por nosotros con la verdad. Jesus dijo que aun cuando no sepamos que decir que él nos enseñará en la misma hora lo que debamos decir (Lucas 12.12).

CONCEPTO IMPORTANTE

Jesus nos indicó que tengamos una actitud humilde de paloma, pero también de serpiente que está lista para atacar cuando se encuentra en peligro. No hay duda que necesitamos estar listos y armados para la batalla.

Estar distraído es la vía segura para que sea atacado por la retaguardia. La Biblia nos insta a cada instante de estar vigilante porque el peligro es constante. Un momento de bajar la guardia en Oracion es el instante preciso del ataque.

La guerra espiritual empieza con mi vida conectada al Padre en oración pues Él es el hacedor y el que pelea por mí. Pero igualmente yo tengo que estar dispuesto para usar la espada de doble filo que combate todo peligro en mi vida.

La batalla se está librando alrededor mío a cada instante de mi vida y no puedo bajar la guardia. Cristo me dio autoridad sobre todas las huestes del mal y la victoria la tengo garantizada por la sangre de Jesus vertida en la cruz del calvario.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti agradecido porque no tengo que pelear solo esta batalla. También te pido que puedas prepararme para la batalla con tu armadura. Hoy decido una vez más salir a la conquista y declararte como el Victorioso de mi vida.

Deja un comentario
BATALLA ESPIRITUAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *