SIN NOMBRE

¿Sabías que hay cientos de personas sin nombre en la Biblia? Muchos de ellos pueden ser llamados «Los Anónimos de Dios». Con demasiada frecuencia fijamos nuestra atención exclusivamente en los personajes grandes y famosos. Sin embargo, los Santos Desconocidos no serán desapercibidos por Dios.

La alimentación de los cinco mil no hubiese sido posible sin el “Niño” con los panes y los peces. El “Eunuco” que se encontró con Felipe llevo el Evangelio a Etiopía y al resto del África. El “Centurión”, cuya fe era más fuerte que cualquiera en Israel, posiblemente llevo la palabra a militares Romanos en los más altos rangos.

Alabamos a hombres famosos y los ponemos en Afiches, Promociones, los Medios, pero ¿qué podemos hacer con aquellos que pasan sin memoria, que mueren como si nunca hubieran sido? He aquí algunos principios que tenemos que recordar:

1. Dios te Ve: De niño solíamos cantar una canción que decía “Cada paso que das por la senda que vas, hay un Dios que te ve”. ¡No importa tanto que otros te vean, sino que seas visto por Dios! Recuerda que tu Padre que te ve en lo secreto es el que te recompensara en público (Mateo 6.6). Solo asegúrate que tu motivación esté centrada en ser visto por El y no para ser visto por los hombres (Mateo 6:1).

2. No se trata de Mi sino de El: En el mundo de las Redes Sociales se trata acerca de “Mi” pero en el Reino de Dios se trata acerca de “Jesus”. Juan el Bautista lo declaro correctamente refiriéndose a Jesus “pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado (Lucas 3.16). Mi nombre no importa tanto como el Nombre que esta sobre todo nombre, su nombre es Jesus!

3. Tu Fe y Obras serán recordadas: Es posible que tú seas uno de los millones de “Santos Desconocidos” pero hay un principio que recordar y es que tu Fe y tus Obras serán recordadas. Porque Dios no es injusto para olvidar nuestra obra y el trabajo de amor que hemos mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún (Hebreos 6.10).

“Pero esforzaos vosotros, y no desfallezcan vuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra” 2 Crónicas 15:7

CONCEPTO IMPORTANTE

Los trescientos hombres de Gedeón, valientes héroes todos, merecen ser nombrados, pero aparecen entre los siervos desconocidos del Señor. También entre los desconocidos de la Biblia tenemos a siete mil que se negaron a inclinarse ante Baal. Elías no los conocía, pero Dios si.

Para nosotros, basta con saber que, ya sea que nuestros nombres sean ilustres y famosos en el extranjero o desconocidos, fáciles o difíciles de pronunciar, cortos o largos, llenos de significado o poco atractivos, están escritos en las palmas de Dios y en el cielo tienen un nuevo nombre (Isaías 49:16, Apocalipsis 2:17).

Mi Fe y mis Obras será recordadas por aquel que me conoció y me formo desde antes de la creación y por tal motivo me esforzare por proclamar la obra de la Cruz aun cuando nadie conozca mi nombre.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus tu eres el Nombre sobre todo nombre y te doy gracias por fijarte en mi al dejar tu trono y venir a morir en la Cruz, al resucitar y al prepararme morada celestial. Gracias por darme el nombre de ser llamado un Hijo/a de Dios y hoy me comprometo a no buscar mi nombre sino proclamar el tuyo.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *