ESFUERZATE PARA ENTRAR

“Debería haber escogido el otro camino”, fue lo primero que se me cruzó por la mente después de pasar por aquella encrucijada! Estoy seguro que esto te sucedió muchas veces en distintas áreas de tu vida y posiblemente ahora mismo estés frente a una decisión critica.

“Esfuércense por entrar por la puerta angosta del reino de Dios, porque muchos tratarán de entrar, pero fracasarán” Lucas 13.24

Sin duda Jesús cuando se refirió a las encrucijadas espirituales no encontró mejor ilustración que el de dos puertas y dos caminos y añadió que cuando te encuentres frente a ellas debes de esforzarte por entrar por la correcta.

Si uno llega a una encrucijada y tiene que tomar una decisión hay varios obstáculos con los cuales uno se encuentra que te obligan a esforzarte y quiero mencionar algunos aquí:

1. Mis Fallas del Pasado: Mis fallas del pasado llegan ser un obstáculo cuando estoy frente a una nueva encrucijada. Ananías recibió la orden de orar por Saulo y objetó “He oído de todos los males que hizo”, pero la orden era no fijarse en ello (Hechos 9). Las fallas del pasado nunca deben ser obstáculo para que puedas tomar decisiones nuevas para Dios hoy. No traigas a memoria las cosas del pasado (Isaías 43.18), esto será un esfuerzo para ti pero tiene recompensa.

2. Mis Conflictos del Presente: Es difícil tomar una buena decisión si estas en Conflicto! Uno no tiene apetito, no duerme y tiene dolores por todo el cuerpo. Pablo y Juan Marcos estaban en conflicto frente a una encrucijada y tuvieron que separarse (Hechos 15) y Jesus dice una casa dividida no permanece (Marcos 3.25). Por ello antes de tomar cualquier decisión tengo que esforzarme por vivir en paz con todos (Romanos 12.18).

3. Temor de Riesgo: El temor de tomar un riesgo es un obstáculo para la gran mayoría de nosotros cuando nos encontramos en una encrucijada. Pero el peor riesgo que uno puede tomar es no tomar el riesgo. El temor de riesgo se puede vencer siguiendo estos 4 pasos que encontramos en la palabra: Detente, Mira, Pregunta y luego no te Apartes de tu decisión que has tomado en oración (Jeremías 6.16).

CONCEPTO IMPORTANTE

Al estar frente a una encrucijada en la vida y tener que tomar una decisión tengo que recordar que vale la pena esforzarse porque el camino de Dios no es para mí mal, sino para mi bien (Jeremías 29.11).

Tengo que dejar de ser fatalista. Solo porque falle una vez en el pasado no significa que tenga que fallar otra vez. Tampoco tengo que tener temor porque Dios no me ha dado un espíritu de temor sino de poder (2 Timoteo 1.7).

Finalmente, mi oración frente a una encrucijada siempre tiene que ser “Señor hágase tu voluntad como en el cielo así también en la tierra”. Su voluntad siempre es perfecta y agradable para mi vida!

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus me encuentro frente a una encrucijada en mi vida y necesito desesperadamente tu guía para tomar decisiones que sean correctas. Estoy dispuesto a esforzarme por permanecer en tus caminos y seguir las ordenes que tú me des. Gracias por guiarme por el camino correcto.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desea enviarnos un Whatsapp?